31 de diciembre de 2008

Mis películas del 2008

Las 15 mejores:

1 El intercambio
2 Wall-E
3 Corazones rebeldes
4 Viaje a Darjeeling
5 Hacia rutas salvajes
6 En el valle de Elah
7 This is England
8 Expediente Anwar
9 Tropa de élite
10 Australia
11 El caballero oscuro
12 Como la vida misma
13 Buscando un beso a medianoche
14 Camino
15 Pozos de ambición

Los 5 bodrios:

1 Mortadelo y Filemón
2 Alien vs. Predator 2
3 Monstruoso
4 Rambo IV
5 El increíble Hulk

"Buscando un beso a medianoche", la mejor manera de finalizar el año


Entre mis amigos tengo fama de que me gustan todas la películas que veo (cosa falsa: véase mi post anterior sobre la soporífera "The Spirit"). Pero es verdad que sé lo que me gusta y no suelo fallar al meterme en una sala de cine (aunque a veces cometo errores, como con el mediocre remake de "Ultimátum a la tierra", o la decepcionante "Superfumados"). En este blog intento recomendar las cintas que me han gustado especialmente. Es por ello que dejo de hablar de muchos estrenos que me han agradadado ("Il divo", "Romanzo Criminale", entre las más recientes), pero que tampoco me han entusiasmado.
Ahora bien, en el caso de "Buscando un beso a medianoche", del desconocido Alex Holdridge, no me cortaré un pelo: es de lo mejorcito de este año. Rodada en blanco y negro, la acción acontece durante el último día del año. Un chico de 29 años, deprimido y residente en Los Ángeles, se cita con una desconocida a través de una página de contactos de internet. Juntos pasarán una jornada que finalizará a la mañana siguiente (año nuevo). Si el principio es deudor de "Clerks" (con una escena antológica), el grueso del film recuerda a las entrañables "Antes del amanecer" y "Antes del atardecer" de Richard Linklater, con Ethan Hawke y Julie Delpy. En esta ocasión, hay más comedia y menos romance (incluso encontramos algún momento puntual dramático). Como se publicita interesadamente, quizás no sea la mejor comedia romántica indie de los últimos tiempos, pero auguro que con el paso del tiempo se convertirá en un film de culto. ¿Nos jugamos algo?

"The Spirit", estéticamente resultona pero aburridísima


La obra prima como director (en solitario) del dibujante de cómics Frank Miller es completamente deudora de la estética de "Sin City" (film que codirigió junto a Robert Rodriguez). Un maravilloso mundo en blanco y negro con pinceladas de rojo, y con decorados creados por ordenador.
El problema de "The Spirit" es que resulta aburridísima. Si "Sin City" adaptaba tres historias del propio Miller, y por tanto aguantaba el tipo narrativamente, en esta nueva cinta, basada en el cómic de Will Eisner de 1940, la trama se hace hiper farragosa y lenta, y por tantos las cabezadas están casi aseguradas... Y por mucho que nos alegren la vista Eva Mendes, Scarlett Johansson y Paz Vega (en el papel de una ¡francesa!), ni el bufonesco villano creado por Samuel L. Jackson sirve para remontar un espectáculo que se hunde irremisiblemente en la mediocridad y en los bostezos (aunque contiene algunos planos memorables).
A pesar de este resbalón, espero con ganas la secuela de "Sin City", el año que viene...

29 de diciembre de 2008

Mi particular "Apocalipsis"


Lo conseguí. Ha sido el libro más largo que he leído en mi vida (1300 páginas). Ni el magnífico "Shantaram" (más de 1000) se le acercaba... He acabado finalmente "Apocalipsis" ("The stand") de Stephen King. Éste es la edición íntegra de "La danza de la muerte" (que ya tenía unas 900 hojas).
Francamente, al libro le sobran al menos la mitad de folios. La historia es interesante (un virus que elimina al 99% de la población mundial - aunque la acción acontezca, of course, en los Estados Unidos) pero la verborrea de King es agotadora en muchos momentos. La introducción de los personajes principales se hace eterna (cientos de páginas) y la chicha verdadera tarda mucho en aparecer. Es una novela épica (se hizo una miniserie en el 94) sobre el final del mundo, la lucha entre las fuerzas del bien y del mal. Los buenos, liderados por una anciana negra de más de 100 años, y los malos, que siguen al Hombre Oscuro, una especie de diablo.
Dicen los creadores de "Perdidos" que fue una fuente de inspiración para los guionistas de su serie, y es cierto que alguna reminiscencia de ella hay, pero tampoco hay que exagerar.
Afortunadamente, el libro mejora continuamente, y su tramo final es simplemente glorioso. Supongo que la versión reducida ("La danza de la muerte") se hará más digerible, pero existen bastante novelas de King mucho más agradecidas ("Misery" sigue siendo mi favorita), aunque curiosamente ésta suele ser la preferida de muchos de sus lectores.
Ahora empezaré "Nocilla dream", de tan solo 200 páginas...

Inocentes (cada vez menos...)


Mis inocentadas cuelan cada vez menos. Después de amenazar con hacerme hare krishna (2005), torero (2006) y mosso d'esquadra (2007), lo de misionero ha sido la gota que ha colmado el vaso...
Tendré que replantearme el próximo año hacer algo más realista...

28 de diciembre de 2008

Cambio de rumbo


Visto como está el patio y que no encuentro trabajo ni a tiros, he decidido empezar una nueva vida de misionero en África. Y más concretamente con los jesuitas, en Liberia. Allí ayudaré a esta orden religiosa a reeducar a los niños soldados. Partiré en breve, a principios del próximo mes, y todavía no tengo claro cuanto durará esta aventura. Volaré a Monrovia, capital del país, y desde allí me desplazaré a un pueblecito, situado 180 kilómetros al norte, dónde se encuentra la misión.
Allá no dispondré de conexión a internet, o sea que imagino que será el fin de este blog (por lo menos momentáneamente). En próximos días seguiré informando de más detalles.

27 de diciembre de 2008

"Australia": épica, clásica


Tiene mucho mérito hoy en día rodar una cinta de 165 minutos. Pero tiene todavía más mérito que ésta no se haga plomiza, y que apenas le sobre metraje. "Australia", del genio australiano Baz Luhrmann, protagonizada por los también aussies Hugh Jackman (clavado a un joven Clint Eastwood) y Nicole Kidman, respira épica y clasicismo por todos sus poros. Es cine de entretenimiento en estado puro. No le falta ni le sobra de nada. Si acaso se hacen un tanto redundantes los planos del hechicero aborígen, que son un poco de risa, y encontramos un exceso de almíbar en su parte final (algo inherente a toda superproducción, por otra parte).
Pero hay química entre su pareja protagonista, un fornido vaquero de escueto nombre, Drover (ignoramos si es el nombre o el apellido), y una estirada (y posteriormente metamorfoseada) lady inglesa. "Australia" se podría acabar perfectamente a la hora y cuarenta cinco minutos, pero el anexo de una hora que sigue, ambientado durante la segunda guerra mundial, tampoco desmerece una obra sobresaliente, que vale la pena no dejar pasar. Ni que sea por disfrutar de sus bellísimos paisajes. La denuncia del genocidio aborígen (la llamada "generación robada"), también resulta interesante. Y el esteticismo de sus imágenes redondea una propuesta para disfrutar por todo lo alto.

"Cancun": ¿qué hubiera pasado si...?


La semana pasada fui a ver "Cancun" de Jordi Galceran. Me gustó, pero es quizás la más floja de sus obras teatrales. Nada que ver con las apasionantes "El mètode Grönholm", "Paraules encadenades", "Dakota" o "Carnaval".
En este caso, nos encontramos con una simple comedia protagonizada por dos parejas de vacaciones en Cancún. El inicio es tramposo (o una de las intérpretes se ha vuelto loca, o algo muy raro pasa...), pero aceptando esta surrealista/fantástica premisa, la obra se desarrolla fluidamente. El final ya es otra cosa. Podría haber sido más ingenioso. Los actores están bien, especialmente Lluïsa Castell (en quién recae el mayor peso de la función), y unos muy divertidos Toni Sevilla y Ferran Rañé (ambos en "El cor de la ciutat" también). El papel de Lluïsa Mallol es poco más que testimonial.
El quid de "Cancun" es la eterna pregunta "¿qué hubiera pasado si en el pasado, en vez de hacer una cosa, hubiéramos echo otra?". ¿Nuestras vidas hubieran cambiado irremisiblemente para mejor? ¿O quizás para peor? Yo mismo me he obsesionado en algún momento puntual con esta cuestión. Pero lamentablemente no se puede (todavía) retroceder en el tiempo para modificar las cosas, o sea que tampoco vale demasiado la pena perder el idem pensando en ello...
Eso sí, creo que en general es mejor arrepentirte de algo que has hecho que de algo que has dejado de hacer...

23 de diciembre de 2008

"El intercambio", mejor película del 2008


Así de simple. Clint Eastwood, uno de los grandes, lo ha vuelto a conseguir. Tras el irregular díptico sobre la segunda guerra mundial (al revés que la mayoría, prefiero "Banderas de nuestros padres" a "Cartas desde Iwo Jima"), se vuelve a descolgar con una nueva obra maestra (y ya van tantas).
La historia de "El intercambio" es tan estremecedora como real. Mezcla un drama atroz (la desaparición de un niño) con la tremenda corrupción policial del Los Ángeles de los años 30. Y la interpretación de Angelina Jolie, en el papel de sufrida madre, seguro que será nominada al Oscar (con posibilidades de ganarlo). El guión, impecable, pone los pelos de punta de principio a fin.
Yo lo tengo clarísimo: es la mejor película de este año.

20 de diciembre de 2008

El nuevo disco de U2, ¿espectacular o escalofriante?


Leo un artículo de Jordi Bianciotto en El Periódico sobre el nuevo disco de U2, "No line on the horizon", que se publicará el próximo 2 de marzo. Y vistas las declaraciones del cuarteto irlandés sobre su duodécimo álbum de estudio, no sé si tener mucho miedo o esperarme una nueva obra maestra como "Achtung Baby". Esperemos que sea lo segundo.
Los de Dublín amenazan con "reinventar el rock". Hasta aquí nada nuevo. Muchos se han jactado de eso, por lo que no me lo tomaré demasiado en serio. Dicen que va ser el disco más innovador de su carrera, pero, atención, Bono define su música como "metal fundido". Ay, ay, ay... ¿Qué coño será eso? Pero hay más perlas: "fundirá guitarras hardcore con influencias trance"... Esperemos que no sea un pastiche...
Como fan del grupo, todavía confío en ellos. Y me agrada que después de dos discos muy conservadores como "All that you can't leave behind" y "How to dismantle an atomic bomb", en donde regresaban a su sonido habitual, hayan decidido reinventarse, como ya hicieron en la década de los noventa.
Pero hay algo que huele mal. Las sesiones de grabación empezaron el año pasado en Fez, y posteriormente prescindieron del productor inicial, el rockero Rick Rubin, para volver a los habituales Brian Eno, Daniel Lanois y Steve Lillywhite. El álbum se tenía que haber publicado el pasado mes, pero "sospechosamente" Bono dice que le entró una racha creativa y que empezaron a grabar muchos temas nuevos. Y yo me pregunto ¿no será que les entró miedo porque los que tenían no eran tan buenos? Después de tanto tiempo (4 años y 3 meses) desde su anterior disco, la presión es enorme... Además, la filtración de algún tema nuevo sonando a todo trapo en la mansión de Bono en la Costa Azul (vaya gilipollas) seguramente también habrá tenido algo que ver. Aunque U2 ya están acostumbrados a filtraciones, pues les pasó repetidas veces.
Muchas ganas tengo para el 2 de marzo, pero también miedo, mucho miedo...

18 de diciembre de 2008

Final de temporada de "Californication", "Dexter" y "Heroes"

Esta semana han finalizado sus temporadas tres de mis series favoritas: "Californication" (2ª), "Dexter "(3ª) y "Heroes" (3a). Las dos primeras regresarán en septiembre del 2009, mientras que la última volverá en febrero: su volumen 4, titulado "Fugitives", anunciado en sus minutos finales, tiene muy buena pinta.
La verdad es que después del pasado año aciago con la crisis de guionistas americanos, estos se han puesto las pilas y han facturado lo mejor de ambas tres.

Sí señores, la segunda entrega de "Californication" a mi juicio es superior a su magnífico debut. La situaciones tienen más miga y David Duchovny, en el papel de su vida como el escritor/follador Hank Moody, está merecidamente nominado a un Globo de Oro por su labor. Y es que después del recatadísimo Mulder de "Expediente X", este auténtico seductor se encuentra como pez en el agua en esta serie. Quién todavía no la haya visto ya está corriendo a bajársela enterita. Sexo, drogas y rock and roll, es lo que hallarán en esta Californicación...

Mención aparte para "Dexter", que no tiene nombre. Cuando la segunda temporada superaba increíblemente un ya de por sí glorioso debut, con la tercera los guionistas consiguen lo inimaginable: ¡mejor imposible! No quiero revelar demasiados datos para no espoilearla a futuros adictos, pero el serial killer más entrañable de la historia encontrará finalmente a un amigo de verdad... Veremos que pasa el próximo año, pero preveo muy difícil que el nivel se mantenga, porque ahora se encuentra por las nubes...

Finalmente, "Heroes". Creo que también es la mejor de sus tres temporadas. Si la primera empezaba bien, pero al final se hacía muy redundante y acababa fatal, mientras que la segunda (mucho más corta por la crisis) era al revés (un inicio muy flojo y un progresivo despegue), esta tercera temporada mantiene el tipo (13 episodios) muy notablemente de principio a fin. Quizás las tramas son un poco enrevesadas en un inicio, con esos saltos temporales a mansalva, pero lo más interesante es la dualidad que propone: los buenos pasan a ser malos y viceversa. Vamos, que aquí no se salva nadie, y todos tienen sus razones para ser lo que son... Y aparecen algunos nuevos superhéroes, aunque el entrañable Hiro sigue siendo mi preferido, acompañado por descontado del malvadísimo (o no) Sylar...
En la actualidad quedan pocas series que siga, aparte de "Prison Break" (4ª y excelente), "Me llamo Earl" (4ª y notable), "Dirty Sexy Money" (2ª y estimable), "30 Rock" (3ª y divertidísima), y "The Office" (5ª y descacharrante como siempre).
Pero en enero vuelven "Mujeres desesperadas", "Life on Mars" (versión americana), "24", "Lost", "Scrubs" (ahora en la ABC), "Nip Tuck", "Damages" y "Los Tudor". Ya me froto las manos...

15 de diciembre de 2008

Vampiros vegetarianos y enamorados

¿Qué tienen en común la serie "True Blood" y la peli "Crepúsculo"? Pues que en ambas sus protagonistas son vampiros vegetarianos (en la serie el vampiro Bill solo bebe sangre sintética "Tru Blood", mientras que en el largometraje su muy maquillado chupasangre se alimenta tan solo de animales) y en que los dos están enamorados de una humana (en esta caso gana por goleada la Kristen Stewart de "Crepúsculo" a la muy horrible Anna Paquin de "True Blood").
Pese a estos dos puntos en común, ambos productos no pueden ser más diferentes.
"Crepúsculo", basada en una saga exitosa literaria, tiene vocación claramente teenager, mientras que detrás de "True Blood" encontramos al genio de Alan Ball, el creador de la excelsa "A dos metros bajo tierra".
Vayamos por partes. "Crepúsculo", primera de cuatro entregas, es un correcto film de vampiros adolescentes. Se deja ver bien, pese a cierto tufillo videoclipero a ratos, pero está a años luz de una obra maestra como "Jóvenes perdidos" por ejemplo (con un jovencísimo y diabólico Kiefer Sutherland, en las antípodas del heroico Jack Bauer de "24"). Lo mejor del film es su bellísima protagonista (al revés que su muy flojo partenaire vampírico). Y también como en la serie televisiva, encontramos vampiros buenos y malos (en este caso, los malos son malísimos).

En cambio "True Blood" empieza de manera muy discreta (su episodio piloto es el más flojo de los 12 que la componen) pero con un poco de paciencia empezaremos a apreciar sus bondades, que son muchas. En primer lugar, está ambientada en Bon Temps, un pueblecito de la Louisiana profunda, y es un placer escuchar el fuerte acento sureño de paleto que se desprende de todos sus protagonistas humanos... El punto de partida es original: los japoneses han inventado una sangre artificial, llamada "Tru Blood", y por ello los vampiros han salido a la luz pública (valga la expresión). Incluso cuentan con asociaciones que luchan por sus derechos civiles. Pero todavía existen muchos prejuicios (y miedo) hacia ellos. Otro detalle interesante es el hecho de que su sangre coloca a los humanos. Viene a ser una especie de éxtasis, y el hermano de la protagonista se vuelve un adicto a ella. Además de vampiros, en la serie también hace su aparición otra especie muy curiosa que me guardaré aquí de desvelar...
Hay también una historia de amor entre vampiro y humana que acarreará muchísimas complicaciones. Pero también hay otros temas, como un misterioso asesino en serie, exorcismos varios y demás curiosidades relacionadas con los no muertos (se rompen muchos clichés, por cierto). Sus inquietantes títulos de crédito (a ritmo de música country) dan fe de ello. Y en vez del putón de Anna Paquin, me quedo con su malhumorada amiga negra, que está para chuparse los dedos. Sin llegar al nivel de la grandísima "A dos metros bajo tierra", "True Blood" se convierte en material altamente recomendable, no tan solo para los aficionados a lo fantástico, sino también para aquellos que disfrutan con los auténticos white thrash de norteamérica. Y la segunda temporada promete...

13 de diciembre de 2008

Aquellos maravillosos cines

Advertencia: aquí va un post nostálgico como pocos.
Seguramente los de mi quinta (treinta y pico para arriba) recordarán con más o menos simpatía los locales que voy a mencionar.
A lo largo de los últimos veinte años han ido desapareciendo de mi ciudad, Barcelona, una serie de cines de barrio en los que vi numerosas películas durante mi adolescencia. Pensando en ellos, he llegado a recordar hasta ¡18!, pero seguro que hay más. Ahí están, por orden alfabético:
ABC: situado en la calle Balmes, creo que fue donde vi mi primera película (de animación, aunque no recuerdo bien cual) a los tres años. Ahora lastimosamente es un supermercado. Un cine grande y bastante confortable, en el que disfruté, entre muchas, de algunas partes de "La jungla de cristal". Su lavabo estaba en el piso inferior, tras bajar unas empinadas escaleras.
Alcázar: de los últimos en desaparecer. En medio de la Rambla de Cataluña, su entrada con un amplio hall parecía más bien la de un teatro. Curiosamente, su lavabo también estaba en un piso inferior.
Aquitania: la actual (no por mucho tiempo) Filmoteca, en la avenida de Sarriá. Recuerdo que antes de ser reformado era incomodísimo. Y allí vi, de pequeño, "La selva esmeralda" de John Boorman, que me impactó mucho.
Arkadín: dos salas en Travesera de Gracia, una de ellas la más pequeña de la ciudad (y por si fuera poco, con una columna ¡atravesándola!). Ahora es un Pans & Company.
Astoria: en la calle París, ahora es un restaurante y discoteca. Si no me equivoco, vi "Amadeus" allí y también "Legend".
Balmes: segundo de los cines de esta calle que ha desaparecido. Más pequeño que el ABC, pero también tenía su encanto.
Capitol: uno de los míticos de las Ramblas, reconvertido en teatro. Allí vi una memorable sesión doble: "Jasón y los argonautas" y "Spiderman" (antes de que Sam Raimi se hiciera con la franquicia).
Capsa: en la calle Aragón, tenía una programación de arte y ensayo y contaba con los lavabos más incómodos y menos privados de la ciudad. Pasó a ser un cibercafé y ahora no sé que hay allí.
Cataluña: en la misma plaza Cataluña, en el edificio que alberga la Fnac y Habitat ahora, este cine contaba con las butacas más cómodas de Barcelona, con auténticos sillones forrados de cuero. Allí pude ver, entre otras perlas, "Las aventuras de Ford Fairlane".
Fantasio: en el paseo de Gracia, uno de mis preferidos. Era el cine más alargado de la ciudad, un larguísimo y precioso pasillo de los que ya no quedan. Su entrada era minúscula por eso.
Fémina: también en el paseo de Gracia. Se quemó, pero recuerdo haber visto allí la tercera parte de "Regreso al futuro".
Montecarlo: en la calle Provenza, muy cerca de la Pedrera. Sus lavabos negros parecían salidos de una peli de mafiosos.
Palacio del Cinema: en Vía Laietana, era uno de los cines más cutres y siniestros de la ciudad. En consecuencia, allí vi la sexta y última "Pesadilla en Elm Street" y la cuarta parte de "Muñeco diabólico".
París: en Puerta del Ángel, y de los últimos en desaparecer. Recuerdo solo su aspecto después de su remodelación.
Savoy: otro más situado en el Paseo de Gracia. Pequeño y un poco opresivo.
Vergara: recuerdo más el videoclub que el cine. Ahora ocupa el lugar un hotel de lujo.
Waldorf: antes de que lo convirtieran en multisalas, vi "Lady Halcón", que me encantó.
Y por último, pues no recuerdo su nombre, un cine muy lóbrego situado en la calle Tuset.

De los cines de siempre, tan solo quedan el Alexandra, los Aribau, Bosque, los Casablanca, Coliseum (aunque ahora es un teatro), Club Coliseum, Comedia, Maldá, Nápoles, Palau Balañá, Pelayo (rebautizado Lauren universitat), Rex, Urgel y los Verdi. El resto son multisalas en centros comerciales, aunque también han aparecido nuevos locales como los benditos Renoir...

5 de diciembre de 2008

Mi Top 10 2008 musical

Ya es época de listas con lo mejor del año. Ésta es la mía:



1: Metallica: “Death Magnetic”

2: AC/DC: “Black Ice”

3: Eli ‘Paperboy’ Reed: “Roll With You”

4: The Raconteurs: “Consolers of the Lonely”

5: Howlin Rain: “Magnificent Fiend”

6: Weezer: “Red Album”

7: R.E.M.: “Accelerate”

8: Kaiser Chiefs: “Off with their Heads”

9: Foxboro Hot Tubs: “Stop Drop and Roll!!!”

10: Guns N’ Roses: “Chinese Democracy”

CONCIERTO: Gary Louris & Mark Olson, teatro Zorrilla

"Corazones rebeldes" ("Young at heart"), documental del año


Hacía muchísimo tiempo que un documental no me impactaba tanto. "Corazones rebeldes" ("Young at heart" es su título original) es sin duda alguna el mejor de este año, y seguramente también del último lustro.
Acabo de volver de su preestreno, en el Renoir Floridablanca, y lo que a priori pintaba como una interesante cinta friki, se ha revelado en realidad un largometraje que toca muchos más palos, y consigue emocionar de verdad (sin por ello caer en el morbo ni en la lágrima fácil).
El tacto del director, Stephen Walker, retratando este grupo de entrañables viejecitos que cantan temas de rock es exquisito.
Por un lado, está la vertiente musical. El coro Young at Heart, creado en 1982, está compuesto por 24 abueletes de entre 73 y 96 años que versionan temas de grupos como Ramones, Sonic Youth, Talking Heads, Coldplay, Radiohead... El mérito de este prodigio es de su director, Bob Cilman, un "joven" de 53 años. Éste es el encargado de elegir los temas (a sus componentes al principio no les gusta nada "Schizophrenia" de Sonic Youth...) y de encargarse que sus miembros se los aprendan y consigan interpretarlos (no sin numerosos errores, al inicio).
Tres de los coristas murieron antes del estreno de la cinta (dos de ellos antes de unos conciertos muy importantes). Es impresionante las ganas de vivir que desprenden sus protagonistas (ya me gustaría hacer lo mismo a su edad), y el entusiasmo que le ponen en su tarea.
Hay numerosas escenas que son memorables: la interpretación del "Forever Young" de Dylan en un concierto en una cárcel (los rostros de los internos lo dicen todo), o la estremecedora versión del "Fix You" de Coldplay por parte de un octogenario de tremenda voz (con bombona de oxígeno a rastras).
También es sorpredente el buen humor de estos entrañables personajes (una viejecita de lo más descarada, otro septagenario que bromea sobre el buen sexo a su edad...)
"Corazones rebeldes" no se mofa nunca de los que retrata, sino que consigue crear una profunda empatía con ellos. Risas y lágrimas, eso es lo que proporciona magistralmente.
Para quitarse el sombrero, de verdad.

3 de diciembre de 2008

Vergonzosos Rockdelux y Ruta 66

Este mediodía me he pasado por la Fnac a leer las críticas del "Chinese Democracy" (no está el patio para comprarse todas las revistas especializadas) y me he quedado con la mala sorpresa que en el Ruta 66 la crítica no aparecía por ningún lado.
Que en una revista que odia el rock como Rockdelux no aparezca la crítica no es ninguna novedad (ya se podían ir cambiando el nombre, por cierto), y no me rasgaré las vestiduras a estas alturas. Lo que sí que es imperdonable es que en Ruta 66 pasen del disco de Axl. Lo encuentro un error gravísimo, pues además de ser el álbum más esperado de los últimos tres lustros, demuestra unos muy preocupantes prejuicios. No les costaba nada reseñarlo, aunque fuese para destrozarlo.
Al ignorarlo, demuestra que se pasan por el forro los principios básicos del periodismo (entre otras cosas, estar atentos a la actualidad).
Esperemos que rectifiquen y que en el próximo número de enero aparezca la crítica (por cierto, sale ahora la de AC/DC... Más tarde imposible...), aunque ya no sé que pensar.
También he podido ojearme el último número de la revista Benzina, y ratifico que la sección musical es de lo más lamentable (las críticas de discos), desde el inicio de su segunda (y penosa) etapa posveraniega. Una pena.

1 de diciembre de 2008

Discos infravalorados (2): "Zooropa", U2 (1993)


Sigo con un disco que, sin estar a la altura de "The Joshua Tree" (1987) o "Achtung Baby" (1991) -los dos álbums más sobresalientes del cuarteto irlandés-, es bastante más reinvidicable de lo que se dijo en su momento.
"Zooropa" es un disco corto (1o temas), de los que ya no se hacen (una pena), y fue grabado muy rápidamente, durante la gira mundial "Zoo TV tour" (brutal su concierto en Barcelona, en el Sant Jordi, por cierto). Es sin duda el disco más desmelenado de U2. Si con el magnífico "Achtung Baby", U2 redefinieron su sonido, con "Zooropa" le echaron un par de cojones y siguieron profundizando en sus experimentos musicales. Me encanta algo tan radicalmente distinto, deudor de Kraftwerk, como el primer single "Numb". Ese rapeado de The Edge, ese loop de guitarra repetido, esos coros de Larry Mullen Jr. y ese falsete de Bono... Todo es audacia en la canción (por no hablar de su alucinante videoclip). Otro tema que no tiene desperdicio es "Lemon", que pese a parecer una mala broma, tiene mucha tela. Por no hablar del techno de qualité de "Daddy's gonne pay for your crash car", el fascinante groove de "Some days are better than others" o el tema final, "The wanderer", cantado por el mismísimo Johnny Cash...
U2 ponen toda la carne en el asador, y se arriesgan con un álbum atrevidísimo y a la par fascinante. La única pega es su horripilante portada.
Posteriormente, U2 seguirían con su vena electrónica en "Pop", esta vez con resultados mucho más decepcionantes, en el que es el peor álbum de su discografía. Pero eso ya es otra historia...

Discos infravalorados: "One Hot Minute", Red Hot Chili Peppers (1995)


Empiezo una nueva sección de discos que a mi juicio pasaron (injustamente) sin pena ni gloria, o que fueron vilipendiados (por mentes preclaras) en su momento. El tiempo, afortunadamente, pone las cosas en su sitio.
Hubo una época en que los Red Hot Chili Peppers eran muy buenos. Fueron la punta de lanza del rock alternativo, y su funk-rock de alto octanaje era lo más. Su obra maestra, "Blood Sugar Sex Magik" (1991, disco que me compré en unas vacaciones navideñas en Londres) supuso su cima creativa y el inicio de un éxito masivo (su "Under the Bridge" también sonaba en Los 40...). Antes de finalizar la monstruosa gira mundial de dicho álbum, John Frusciante sufrió un colapso mental y abandonó el grupo. Tras un par de guitarristas insustanciales, los Red Hot ficharon finalmente al colosal Dave Navarro (Jane's Addiction). Y con éste grabaron "One Hot Minute" un álbum no tan redondo como el precedente, pero todavía interesante. Pese a que Navarro ha declarado que aborrecía algunos temas funky como "Aeroplane", lo cierto es que aportó su granito de arena a un nuevo sonido del grupo. Temas como el inicial "Warped" (un inicio explosivo y un final radicalmente sosegado) nunca podrían haber salido de las seis cuerdas de Frusciante. No faltaron tampoco un par de baladas, como la bonita "My friends" o la más mediocre "Tearjerker", pero la tónica del álbum seguía en las coordenadas funky-rockeras de siempre. Temazos como "One Big Mob", "Coffee Shop" o "One Hot Minute" así lo atestiguan.
Pese a encontrarme de Erasmus en Grenoble, pude asistir al primer concierto de los Red Hot en Barcelona, que además coincidió con mi cumpleaños. Fue en un abarrotado Palacio de los Deportes, y me pasé casi todo el concierto delante de los morros de Navarro (que tocaba ensimismado con los ojos cerrados) sosteniendo una camiseta del "Nothing's Shocking" de Jane's Addiction... Recuerdo que fue un gran show pero bastante corto.
Posteriormente, Frusciante volvería a la banda, y grabaría el último disco digno del cuarteto, "Californication" (1999). El sonido ya había cambiado totalmente (predominaban las baladas empalagosas), pero los temas aún tenían calidad. Pero los despropósitos que editaron a continuación ("By the way" (2002) y "Stadium Arcadium" (2006) no tienen perdón de Dios... Pese a haber sido un megafan, ya no espero nada de ellos, me han decepcionado demasiado, aunque recomiendo la lectura de "Scar Tissue", la tremenda autobiografía de su cantante Anthony Kiedis.

29 de noviembre de 2008

La mejor temporada de "Entourage"




Parece mentira que, temporada a temporada, "Entourage" vaya mejorando. Acaba de finalizar la quinta temporada en Estados Unidos, que he visto íntegramente a palo seco, sin subtítulos (tardan demasiado en estar disponibles y mi paciencia es escasa).
Y certifico que es la mejor de todas. Tras una más bien discreta cuarta temporada (pese al glamour de Cannes), los guionistas se han puesto las pilas y han dado lo mejor de sí. Corren tiempos de crisis para Vince Chase, su atractivo protagonista, una prometedora estrella de Hollywood que se encuentra en el peor momento de su carrera. Como también es habitual, su agente Ari Gold (como siempre un espectacular Jeremy Piven, que sigue acumulando premios por el papel de su vida) hará lo indecible para conseguirle nuevos papeles, asistido por su divertidísimo secretario gay Lloyd.
Mientras que Drama y Turtle tendrán sendas relaciones sentimentales (con cameo sorpresa en el último caso).
Además, es la temporada en la que hay más exteriores (exóticas playas centroamericanas, desiertos místicos, frondosos bosques e incluso el mítico barrio de Queens de Nueva York), lo que hace si cabe más atractiva la trama, que normalmente acontece en el trillado Los Angeles.
Quien todavía no conozca esta serie ya se la está bajando. El final, en un último golpe de efecto, depara grandes cosas para la próxima temporada. Auguro que "Entourage" tiene cuerda para rato. No en vano es una de las propuestas más interesantes y divertidas de la actualidad.

"Asfixia", de Clark Gregg


Tenía ganas de ver la adaptación de esta novela de mi adorado Chuck Palahniuk. Pese a no figurar entre mis preferidas, su temática provocativa presagiaba al menos un largometraje fuera de lo común. Pero al contrario de la trepidante adaptación de "El club de la lucha", convertida ya en peli de culto por los siglos de los siglos, "Asfixia" no acabó de convencerme. Es más, di unas cuantas cabezadas a mitad de su metraje.
El inicio es prometedor, com un estupendo Sam Rockwell en el papel de un adicto al sexo que trabaja en un parque temático colonial, y que ha de timar a la gente asfixiándose en restaurantes para pagar la residencia de su madre (notable Anjelica Huston). Pero el desarrollo de la trama se me hizo muy lento y aburrido. Y el final, con un sorprendente giro 100% Palahniuk, no me emocionó lo más mínimo. Pese a ser muy fiel a la novela, esta película no me acabó de convencer. Quizás de no haber conocido la historia de antemano la hubiera disfrutado más, quien sabe. Lo que sí es cierto, es que puestos a elegir, me quedo con el libro sin dudarlo ni un nanosegundo.
Veremos qué tal serán las adaptaciones de "Monstruos invisibles" y "Superviviente". Seguro que dan más juego.

28 de noviembre de 2008

Dos conciertazos en cuatro días



Dos nombres propios: por un lado el cuarteto escocés Franz Ferdinand, y por otro los norteamericanos Gary Louris y Mark Olson.
Los primeros tocaron el pasado lunes en el Espacio Movistar (al que le queda menos de un mes de vida). La excusa de la actuación era la presentación de algunos nuevos temas de su tercer elepé, que aparecerá a finales del próximo mes de enero.
Tuve la suerte de verles en su anterior bolo de hace dos navidades en el Palau de Badalona, y flipé con la energía y las tablas sobre el escenario de esta banda colosal. Entonces contaban con un teclista adicional, que no estuvo presente en esta ocasión (tampoco se le echó en falta). Aparte de su demoledora lista de hits de sus dos primeros discos, Franz Ferdinand tocaron 5 nuevos temas. Estos, pese a ser recibidos lógicamente con mayor frialdad, apuntan muy buenas maneras. Tienen una marcada vocación al baile y un regusto ochentero de lo más agradable. Intuyo que será un enorme álbun, que espero con muchas ganas.
La única pega de su show fue su duración: a penas una escasísima hora y cuarto, que dejó con ganas de mucho más. Y es que por el precio de la entrada (pese a que un servidor iba acreditado) se lo podían haber currado un poco más. Pese a todo, fue uno de los conciertos del 2008, eso está clarísimo.
Ayer por la noche, en el teatro Zorrilla de Badalona, tocaron los dos líderes de The Jayhawks, Gary Louris y Mark Olson, que actuaban por primera vez juntos aquí. Fue un bolo acústico, en el que iban acompañados de una percusionista, y en el que desgranaron temas de su nuevo disco, "Ready for the flood" y como no, clásicos de los Jayhawks. Por descontado, estos fueron los más aplaudidos, y fue una auténtica delicia volver a escuchar temas como "Blue" o "Waiting for the sun", entre otros. El sonido fue impecable, y la calidad fuera de serie de estos dos enormes cantautores volvió a quedar en evidencia. Tan solo un pero: me tocaron entradas de tercera fila, pero no en platea como suponía, sino en el primer piso. Seguramente fue mi culpa por no fijarme, pero los vendedores de Revolver también podían haber dicho algo... Pese a todo, fue otra noche para el recuerdo.

Bigotudo por una buena causa...


http://es.movember.com/

26 de noviembre de 2008

Jack Bauer se hace misionero


Después de año y medio sin "24" por culpa de la crisis de guionistas, tenía muchas ganas de volver a ver al grandísimo Jack Bauer en la pequeña pantalla.
Los creadores de esta serie se han sacado de la manga, para amenizar la espera de la séptima temporada (el próximo enero) este telefilm de hora y media titulado "Redemption".
Francamente, se lo podrían haber ahorrado. No puedo ser más fan de esta serie, pero este capítulo especial (que también pasa en tiempo real) no está a la altura de la misma.
Ambientado en un país imaginario de África, a donde se ha retirado Bauer, mezcla una trama de niños soldados a lo "Diamantes de sangre" con una conspiración en Washington que no acaba de convencer. Confío sin embargo en que la séptima temporada tenga más enjundia (recordemos que la segunda mitad de la sexta supuso una pequeña decepción), ya que este doble episodio no es más que un aperitivo a todas luces innecesario y fallido.

3 años tiene la criatura

Hoy este blog cumple 3 años. Parece que fue ayer cuando lo inicié. Con sus lógicos altibajos, ha ido resistiendo el paso del tiempo, mientras que el número de compañeros cibernéticos se ha ido multiplicando exponencialmente. Como pasó con el móvil, al final el rarito será aquel que no tenga su propio blog...

El Bond más despiadado


"Quantum of solace" es la vigésimo segunda cinta de la saga Bond, y presenta al 007 más vengativo y sanguinario de su historia. Daniel Craig, tras la estupenda y sorprendente "Casino Royale", vuelve a ponerse en la piel del agente británico con licencia para matar. Y doy fe que la aprovecha.
La acción se inicia justo después de finalizar la cinta precedente, y muestra a un pétreo Bond deseoso de vengar la muerte de su amada. Convertido en un agente libre, recorrerá medio planeta para dar con los responsables de dicho despropósito, sembrando un reguero de cadáveres por el camino.
Es sin duda el Bond más siniestro y menos cínico que se ha visto en la gran pantalla. También el más físico (sensacionales las persecuciones, especialmente la de la azotea, que recuerda horrores a otro espía fuera de lo común: Jason Bourne). Es un Bond desorientado: le da igual lo que pide en el bar y ya ni se presenta con su frasecita de marras (Bond, James Bond...).
Incluso los villanos ya no son lo que eran. Aunque afortunadamente Olga Kurylenko hace caer toneladas de baba como coprotagonista.
No me parece mal este nuevo enfoque, pese a que muchos fans de la serie echan en falta el humor socarrón típico de Roger Moore o Pierce Brosnan. Yo veo a Craig mucho más parecido a Sean Connery, es decir un Bond duro, sin concesiones. Quedarían los dos Bonds restantes, que entrarían en la categoría de sosainas (Lazenby y Dalton). Viva pues el músculo de Craig y la frialdad de su rostro, que parece eternamente cabreado.
"Quantum of solace" no supera a su predecesora, pero es un dignísimo entretenimiento y una nueva (y necesaria) vuelta de tuerca a una de las sagas de espías más prolíficas.
Y como perla curiosa, cabe destacar el tronchante gag del cambio de hotel en Bolivia. Puro Bond...

23 de noviembre de 2008

"Chinese Democracy" : la crítica

Las cifras:
15 años desde su álbum anterior de versiones "The Spaghetti Incident?" (17 años desde el material original de los "Use Your Illusion" 1 & 2)
13 millones de dólares de coste
11 músicos (Ron Thal, Dizzy Reed, Robin Finck, Richard Fortus, Paul Tobias, Frank Ferrer, Tommy Stinson, Chris Pitman, Buckethead, Brain y Axl Rose)
14 estudios: Los Angeles (8), Nueva York (4), Las Vegas y Londres
1 único miembro original de Guns N' Roses: Axl Rose

Los números hablan por sí solos. El álbum más esperado, caro y caricaturado de la historia del rock ya está aquí. El milagro se ha producido. Recuerdo que cuando empecé a colaborar en la revista Rock Sound (ahora Rock Zone), en 1998, ya preguntaba a su redactor jefe Jordi Meya cuando se publicaría "Chinese Democracy", porque estaba al caer... Con el paso de los años dejé de preguntarlo con tanta asiduidad, y al final la edición del disco se convirtió en un chiste de la propia publicación.
Basta con leer la excelente autobiografía de Slash para entender que Axl Rose vive en su propio mundo. Y éste es el que ha plasmado en esta obra, nos guste o no.
Sería demasiado fácil machacar el disco, aduciendo los años transcurridos y la empanada musical que encontramos en él. Está claro que no es un disco de Guns N' Roses, sino de Axl Rose. Es así por mucho que le pese a unos cuantos.
Ahora bien, dejando de lado los prejuicios, que parece que muchos de sus fans tienen, voy a analizar el álbum tema por tema.

Chinese Democracy: tema que abre y da título al disco. Personalmente es mi favorito y el más rockero de los 14 que lo componen. El mejor inicio que podría esperarse (visto lo que sigue a continuación). Podría formar parte del glorioso "Appetite for Destruction". La cosa empieza bien...
Shackler's Revenge: el inicio es terrorífico (de malo). Unos riffs industriales presagian lo peor. Sin embargo, el muy digno estribillo no salva la canción. Digamos que es un tema fallido, al que le sobran las excentricidades.
Better: primer tema lento, de horrible inicio. Progresa en el típico medio tiempo que podría formar parte de los irregulares "Use Your Illusion". Su parte final más rockera remonta un poco el vuelo, pero no es suficiente. Segunda decepción.
Street of Dreams: baladón al piano que vendría a ser un nuevo "November Rain". Hay que reconocer el talento de Rose para este tipo de temas. Notable alto. Resultado parcial: 2-2.
If the World: otra de mis favoritas. Sería el tema perfecto para un film de James Bond. De hecho, sus arreglos y su base bailable recuerdan horrores las bandas sonoras del agente 007, pese a que este tema aparece en la estimable película "Red de mentiras". Es un tema extraño, con múltiples influencias que me ha recordado al afán experimentador de Faith No More. Vamos 3 (buenas) contra 2 (malas).
There Was a Time: seguimos con arreglos de banda sonora jamesbondiana. Viene a ser como una versión similar a la anterior, y melódicamente pasa del aprobado. 4 a 2.
Catcher in the Rye: seguimos con el dichoso piano. Esto ya empieza a parecerse más a un disco de Elton John que a uno de G N' R... Pese a todo, al césar lo que es del césar: Axl vuelve a dar en la diana, con una buena balada grandilocuente de las suyas. ¡5 a 2!
Scraped: curioso inicio vocal a capella, que degenera en un batiburrillo industrial nada bueno. Pese a todo, tiene algunos riffs recuperables. Pero a nivel global no aprueba: 5-3.
Riad N' The Bedouins: más experimentación fallida. Esos cambios de ritmo tan forzados no me convencen. Un nuevo suspenso (5-4).
Sorry: una balada que recuerda a la última (y penosa) etapa de ¡Korn! Se la podía haber ahorrado. 5-5 (quedan 4 temas y vamos empatados entre temas buenos y desechables).
I.R.S.: un nuevo clásico, que viene sonando en los escenarios desde hace casi una década... De lo mejorcito del disco. 6-5.
Madagascar: otro tema lento ya conocido desde hace lustros. Me quedo con "Don't Cry", pero la épica de "Madagascar" tampoco desmerece. 7-5.
This I Love: ¿es Freddy Mercury quién canta? Lo siento, pero pero esta vez no me convencen los lamentos de Axl en un baladón demasiado cursi. 7-6.
Prostitute: nueva decepción. Tema lento con base electrónica totalmente innecesario. 7-7 señores.

El veredicto: empate técnico entre canciones aprovechables y descartables. Lo que muchos verán como un rotundo fracaso, yo lo considero una relativa decepción. Sobran baladones y falta rock and roll (y una banda cohesionada, por descontado). Ahora bien, dejando de lado los devaneos y experimentaciones varias, hay que reconocer que "Chinese Democracy" cuenta con un puñado de buenos temas. Le doy un aprobado alto.

21 de noviembre de 2008

Mi tesoro...


¡Ya lo tengo! En breve, la crítica...

19 de noviembre de 2008

Más noticias de "Chinese Democracy"

Bueno, ¡parece ser que esta vez va en serio! Me he pasado esta tarde por Revolver, y me han informado que venderán el "Chinese Democracy" este mismo ¡viernes!
De hecho, ¡ya lo tenían allí (me lo han enseñado)! Costará 15,90 euros. El dueño me ha dicho "dicen que es bueno, pero no suena a Guns N' Roses", mientras que uno de los vendedores me iba diciendo con la cabeza que no, que era horrible pero que no lo podía decir...
En fin, el viernes por la mañana saldré de dudas. Cuento las horas hasta entonces...

18 de noviembre de 2008

"Chinese Democracy" pinta bien, muy bien


Crítica aparecida en el Rolling Stone americano (el español es basura) sobre el esperadísimo nuevo disco de Guns N' Roses, que saldrá a la venta en nuestro país en una semana:

Let's get right to it: The first Guns n' Roses album of new, original songs since the first Bush administration is a great, audacious, unhinged and uncompromising hard-rock record. In other words, it sounds a lot like the Guns n' Roses you know. At times, it's the clenched-fist five that made 1987's perfect storm, Appetite for Destruction; more often, it's the one sprawled across the maxed-out CDs of 1991's Use Your Illusion I and II, but here compressed into a convulsive single disc of supershred guitars, orchestral fanfares, hip-hop electronics, metallic tabernacle choirs and Axl Rose's still-virile, rusted-siren singing.

If Rose ever had a moment's doubt or repentance over what Chinese Democracy has cost him in time (13 years), money (14 studios are listed in the credits) and body count — including the exit of every other founding member of the band — he left no room for it in these 14 songs. "I bet you think I'm doin' this all for my health," Rose cracks through the saturation-bombing guitars in "I.R.S.," one of several glancing references on the album to what he knows a lot of people think of him: that Rose, now 46, has spent the last third of his life running off the rails, in half-light. But when he snaps, "All things are possible/I am unstoppable," in the thumper "Scraped," that's not loony hubris — just a good old rock & roll "fuck you," the kind that made him and the old band hot and famous in the first place.

Something else Rose broadcasts over and over on Chinese Democracy: Restraint is for suckers. There is plenty of familiar guitar firepower — the stabbing-dagger lick that opens the first track, "Chinese Democracy," the sand-devil fuzz in "Riad N' the Bedouins" and the looping squeals over the grand anguish of "Street of Dreams." But what Slash and Izzy Stradlin used to do with two guitars now takes a wall of 'em. On some tracks, Rose has up to five guys — Robin Finck, Buckethead, Paul Tobias, Ron "Bumblefoot" Thal and Richard Fortus — riffing and soloing in broad, saw-toothed blurs. And that's no drag. I still think the wild, superstuffed "Oh My God" — the early Chinese Democracy track wasted on the 1999 End of Days soundtrack — beats everything on Guns n' Roses' 1993 covers album, The Spaghetti Incident?

Most of these songs also go through multiple U-turns in personality, as if Rose kept trying new approaches to a hook or a bridge and then decided, "What the hell, they're all cool." "Better" starts with what sounds like hip-hop voicemail — severely pinched guitar, drum machine and a near-falsetto Rose ("No one ever told me when/I was alone/They just thought I'd know better") — before blowing up into vintage Sunset Strip wallop. "If the World" has Buckethead plucking acoustic Spanish guitar over a blaxploitation-film groove, while Rose shows that he still holds a long-breath vowel — part torture victim, part screaming jet — like no other rock singer.

And there is so much going on in "There Was a Time" — strings and Mellotron, a full-strength choir and Rose's overdubbed sour-growl harmonies, wah-wah guitar and a false ending (more choir) — that it's easy to believe Rose spent most of the past decade on that arrangement alone. But it is never a mess, more like a loud mass of bad memories and hard lessons. In the first lines, Rose goes back to a beginning much like his own — "Broken glass and cigarettes/ Writin' on the wall/It was a bargain for the summer/An' I thought I had it all" — then piles on the wreckage along with the orchestra and guitars. By the end, it's one big melt of missing and kiss-off ("If I could go back in time . . . But I don't want to know it now"). If this is the Guns n' Roses that Rose kept hearing in his head all this time, it is obvious why two guitars, bass and drums were never going to be enough.

It is plain, too, that he thinks this Guns n' Roses is a band, as much as the one that recorded "Welcome to the Jungle," "Sweet Child O' Mine," "Used to Love Her" and "Civil War." The voluminous credits that come with Chinese Democracy certainly give detailed credit where it is due. My favorite: "Initial arrangement suggestions: Youth on 'Madagascar." Rose takes the big one — "Lyrics N' Melodies by Axl Rose" — but shares full-song bylines with other players on all but one track. Bassist Tommy Stinson plays on nearly every song, and keyboardist Dizzy Reed, the only survivor from the Illusion lineup, does the Elton John-style piano honors on "Street of Dreams."

But Rose still sings a lot about the power of sheer, solitary will even when he throws himself into a bigger fight, like "Chinese Democracy." In "Madagascar," which Rose has played live for several years now, he samples both Dr. Martin Luther King's "I have a dream" speech and dialogue from Cool Hand Luke. And at the end of the album, on the bluntly titled "Prostitute," Rose veers from an almost conversational tenor, over a ticking-bomb shuffle, to five-guitar barrage, orchestral lightning and righteous howl: "Ask yourself/Why I would choose/To prostitute myself/To live with fortune and shame." To him, the long march to Chinese Democracy was not about paranoia and control. It was about saying "I won't" when everyone else insisted, "You must." You may debate whether any rock record is worth that extreme self-indulgence. Actually, the most rock & roll thing about Chinese Democracy is he doesn't care if you do.

DAVID FRICKE (¡4 estrellas de 5!)

14 de noviembre de 2008

Gomorra


Ayer acabé "Gomorra", el sensacional libro de Roberto Saviano, y por la noche asistí al preestreno de la película inspirada en éste.
Aunque pueda parecer raro, recomiendo encarecidamente ver primero el film y después leer el libro. Me explico.
Es tal la cantidad de información que proporciona Saviano en su obra que irremediablemente el film se queda corto, muy corto. No es que me decepcionara, al contrario, pero es que el material que cuenta Saviano es tan extenso (e interesante) que para plasmarlo en su totalidad más que una cinta haría falta una serie...
Estoy seguro que si hubiese visto antes la película que leído el libro, ésta me hubiese gustado más. Al salir del Renoir Floridablanca me quedé con ganas de más, mucho más. Y eso que el ritmo de la cinta es bastante pausado, y al principio cuesta bastante unir las piezas del rompecabezas.
¿Se trata pues de una buena adaptación? Sin duda. Pero es que adaptar dicho libro es una tarea muy muy complicada.
Mientras que Saviano no se corta un pelo y denuncia a todo el mundo con pelos y señales (cosa que le ha valido su sentencia de muerte), Matteo Garrone hace todo lo contrario, y se queda con unos escuetos nombres de pila (inventados). Seguramente por ello el film no ha molestado a los mafiosos, en la manera que sí lo ha hecho el libro.
Curiosamente, Saviano dice en su obra que los mafiosos napolitanos se ven influenciados por la imagen que da de ellos el cine, y la copian descaradamente.
Pues bien, estoy seguro que "Gomorra" (la película) no gustará nada a los mafiosos: porque lejos de glamourizarlos, retrata la triste realidad napolitana de la manera más cruda y realista posible (tres de sus intérpretes han sido detenidos después de su estreno).
Parece que estemos viendo un documental, una especie de "Vidas cruzadas" neorrealista y estremecedora. Y el italiano que hablan es absolutamente incomprensible...
Quizás se echa en falta en el film algunas referencias a las mansiones de los jefazos, presentes en el libro, pero entiendo que se ha tenido que seleccionar mucho para que el metraje no se disparara (ya dura 2h15). En resumen, la cinta es un síntesis aceptable, pero para entender el fenómeno mafioso napolitano (llamado "El sistema", porque realmente es un sistema económico paralelo mucho más productivo, que no se reduce a las drogas, sino que se extiende al enorme mercado de falsificaciones de todo tipo -alta costura incluída- o del peligrosísimo vertido ilegal de residuos) HACE falta leer el libro de Saviano.
Si el film nos ofrece unas pinceladas muy duras, la esencia de la cuestión la proporcionan las 325 páginas en papel. Ambas son complementarias y muy muy recomendables.

13 de noviembre de 2008

Nevermind, 17 años después


El niño ha crecido...

11 de noviembre de 2008

Ya tengo la entrada de Kings of Leon

Este mediodía me he hecho con la entrada de Kings of Leon, que tocarán el próximo sábado 14 de febrero en la sala 1 de Razzmatazz. No es barata (35 euracos ni más ni menos...) pero estoy seguro que valdrá la pena, visto el conciertazo que dieron el pasado mes de julio en el Summercase (la mejor actuación en mi humilde opinión).
Procedentes de Nashville, la banda de los Followill (formada por tres hermanos, hijos de un predicador, y acompañados por un primo hermano) debutó en el 2003 con el excelente "Youth & Young Manhood", un disco 100% rockero que presentaron en la sala Apolo en un concierto que a mi me convenció, aunque les faltó un poco de punch (sólo se animaron en la parte final).
Dos años más tarde, publicaron el todavía mejor (y aún más rockero) "Aha Shake Heartbreak". Además, la particular voz de su cantante les hacía únicos. Volvieron por estos lares, aunque esta vez no pude asistir al bolo (por encontrarme de viaje, supongo).
El año pasado entregaron su tercer elepé, "Because of the Times", con el que iniciaban un cambio de sonido y estético (se acabaron las melenas y, sobre todo, los poblados mostachos que les habían caracterizado en sus inicios) . Al principio cuesta entrar en él, pues parece otro grupo, pero a medida que les vas pillando el tranquillo se va haciendo más fascinante. Mucho más oscuro, pero también melancólico, con un deje a lo Twilight Singers (que no son santo de mi devoción precisamente). Pero también hay grandes (y bizarras) canciones.
Y este año se han destapado con "Only by the Night", que continúa en la línea melancólica de su predecesor, pero que en este caso no es tan inspirado ni variado. Es un pequeño paso en falso para los que amamos sus dos primeros álbums, que abre la vía a nuevos públicos más masivos (reminiscencias épicas a U2 incluídas). Pese a todo, no es un mal disco, aunque sí el más flojo de los cuatro, en mi opinión.
Dicho esto, su directo es impresionante, y si encima es en una sala tan óptima como la antigua Zeleste, creo que el conciertazo está asegurado.
Por otra parte, también me he hecho con entradas (numeradas) para ver a Gary Louris y Mark Olson el próximo jueves 27 de noviembre en el teatro Zorrilla de Badalona. Los dos líderes de The Jayhawks (que no han querido firmar su reciente disco conjunto bajo el nombre de esta mítica banda) seguro que también ofrecen una de las mejores actuaciones de este 2008 (sus pasados conciertos en Bikini fueron simplemente antológicos).
And last but not least, mañana miércoles acudiré al Sidecar a escuchar a Howlin Rain, un grupo de psicodelia setentera que promete mucho.


Los Kings of Leon antes de pasar por el barbero...
Y ya fashion victims perdidos...

JCVD


Es apreciable que un action hero en el ocaso de su carrera como Jean Claude Van Demme se preste a interpretar una cinta como JCVD. De hecho, ésta es sin duda la mejor de su filmografía, no muy selecta que digamos. Para los despistados, que siempre los hay, aclarar que JCVD no es una cinta de acción, sino una extraña mezcla de comedia y cine negro. Es una película de factura indie, rodada en la Bélgica natal de su protagonista y hablada en francés. Casi nada.
Lo bueno de JCVD es que el actor se interpreta a sí mismo, reconociendo su lamentable estado terminal (problemas económicos, laborales y familiares a grosso modo). Y un desafortunado equívoco, que me guardaré mucho de revelar, provoca que se vuelva a encontrar en el punto de mira...
También sorprende, en la parte final, una confesión directamente a cámara, que rompe la tónica del relato, pero que se intuye purificadora. Por una vez, Van Demme actúa (o se sincera) ¡y lo hace bien! Hay que reconocer que no todos sus colegas de género se prestarían a una disección tan honesta de sí mismo.
JCVD es por tanto una propuesta interesante a la par que diferente. Eso sí, me temo lamentablemente que no durará demasiado en cartel.

6 de noviembre de 2008

Ferran Adrià dixit...


El mejor chef del mundo, según todos los expertos, ha declarado la siguiente perla:

- "Me gustaría volver a comer en un McDonald's"

Y también ha añadido:

- "Nadie puede hacer una hamburguesa mejor por ese precio"

Sirvan estas dos frases antológicas, a las que me adhiero al 100%, para defender una cadena de restaurantes vilipendiada sin razón por muchos que van de sibaritas pero son unos intransigentes redomados.
Mcdonald's sirve comida de calidad al mejor precio. Es por ello que en todos mis viajes intento visitar uno. Y juro que no me llevo comisión, sólo estoy harto de tanto papanatismo...

5 de noviembre de 2008

Yes We Can

Misión cumplida, enhorabuena. Me voy a dormir...

3 de noviembre de 2008

"Hermanos por pelotas", una comedia tronchante


Will Ferrell nunca falla. Y en esta ocasión, acompañado de un también espléndido John C. Reilly, en el papel de su hermanastro, vuelve a ofrecernos una concatenación de gags memorables.
Y si añadimos la producción de Judd Apatow, el director de la obra maestra "Virgen a los 40" y productor de la notable "Supersalidos", tenemos la santísima trinidad de la comedia gamberra actual.
Vale, tanto Ferrell como Apatow tienen una fijación obsesiva con el peterpanismo, pero eso no tiene por qué resultar malo. Intuyo que "Hermanos por pelotas" (lo peor es el título, de la original "Step brothers" o "Hermanastros") la disfrutarán más gente de mi generación que no los chavalines de hoy en día.
Por cierto, no volveré al maldito Cinesa Diagonal por dos razones:
a) el inaudito precio de la entrada (un euro por encima de lo normal) y de las palomitas (otro euro más caro de lo habitual). Es zona pija, sí, pero abusan un huevo...
b) los niñatos pelmazos que pueblan las sesiones de la tarde. En esta ocasión se han comportado (si obviamos ir encendiendo un puto mechero en la parte final de la peli), pero no suele ser la tónica habitual. Habría que exterminarlos (o según como se mire, vetarles la entrada).
Por lo demás, las risas están garantizadas. Palabrita de niño Jesús.

2 de noviembre de 2008

Campeón por segundos/Final de infarto en la F1


Alucinante lo que ha pasado en el mundial de F1. Por unos segundos, Felipe Massa ha sido campeón del mundo. Lamentablemente, Lewis Hamilton ha adelantado in extremis a Timo Glock, haciéndose con el ansiado título. Ha sido un final de película. Ni "24" lo podría haber superado...
No quiero ni pensar qué hubiera sido de Hamilton si no hubiese conseguido hacerse con el campeonato, cuando ya lo lanzó por la borda increíblemente el año pasado. Sería el perfecto perdedor. De hecho, ya tenía este mismo título para este post, pero me lo tendré que tragar...
Ha sido el triunfo (ha ganado la carrera) más amargo de Massa. Si el año pasado me alegré de la carambola que concedió el título merecidamente a Kimi Raikkonen, en esta ocasión no puedo estar contento con la victoria (también merecida, por otra parte) de Hamilton. Pero ya se sabe, Dios aprieta pero no ahoga, ¿verdad Lewis?

In-Edit 2008: fin de fiesta


El pasado lunes asistí al documental sobre Public Enemy, dentro de la programación del In-Edit 2008. Pese a no ser un entusiasta del hip hop, me interesaba conocer cosas sobre este histórico conjunto de rap. Y "Public Enemy: Welcome to the Terrordome" es una muy interesante cinta que recoge testimonios de rockeros como Henry Rollins o Tom Morello de Rage Against The Machine, y de los Beastie Boys, entre otros músicos, así como entrevistas con miembros de Public Enemy (Chuck D, Flavor Fav, Professor Griff...) y pedazos de actuaciones en directo de éstos.
Queda reflejada la potencia de Public Enemy (ahora me estiro los pelos por no haberlos visto en el pasado Primavera Sound) encima de las tablas, así como la seriedad y buen tino de Chuck D en comparación al frikismo de Flavor Fav y el radicalismo de Professor Griff.
Como punto negativo, la poca calidad de ciertos pasajes (en algunas entrevistas apenas se discierne al protagonista, que desaparece en una molesta oscuridad), pero esto no empaña a un conjunto altamente jugoso y ciertamente entretenido.
Por otro lado, ayer vi "Bananaz", documental sobre la banda de dibujos animados Gorillaz (y proyecto paralelo de Damon Albarn de Blur). Bastante aburridote, aunque queda en evidencia lo capullo que puede llegar a ser Albarn, y que éste también pasa nervios: brillante el instante en el que se le ve vomitando antes de una actuación, como si fuera un novato del escenario...
Hacia la parte final, el documental tiene algunas perlas, como poder ver a un Shaun Ryder de los Happy Mondays incapaz de recordar unos versos (lamentable, pero entiendo que su cerebro no da para mucho, tanto por su escaso coeficiente intelectual como por las drogas que ha consumido en toda su vida...) o cómo una profesora norteamericana discute (y pretende censurar) el contenido de una letra de Albarn (al final todo resulta ser un malentendido) ante la incredulidad de éste...
Como nota final, decir que el viernes me quedé sin poder ver el documental sobre Joy Division (entradas agotadas) y hoy ya no he intentado salir de casa ante el diluvio que ha caído...

"El nois d'història", o la maestría de Josep Maria Pou


Hace unas semanas abandoné asqueado la obra "Rock And Roll", después de su primer acto. Como diría Rajoy, fue un soberano coñazo (se ve que el segundo mejoró bastante, lástima que ya no estuviera allí para comprobarlo).
Sin embargo, con "Els nois d'història" de Alan Bennett, dirigida e interpretada por el gran Josep Maria Pou, pude resarcirme de mi anterior desencanto teatral. Tanto la historia (unos jóvenes estudiantes británicos que esperan entrar en Oxford y Cambridge, guiados por un excéntrico y entrañable profesor) como sus intérpretes (profesores y alumnos) son excelentes. La obra es igual de larga que "Rock And Roll", pero a diferencia de ésta, no te provoca estar mirando el reloj compulsivamente...
Ya sabemos que el teatro es un coto donde el histrionismo y la sobreactuación campan (irritantemente) por doquier, y en este caso ciertas actuaciones tampoco se libran de este mal endémico, pero como mínimo la historia y los diálogos te encandilan (y maravillan, en ocasiones), lo que hace perdonar algunos de estos excesos...
En resumen, una obra de lo más recomendable. Mención aparte merece el bar del renovado teatro Goya, que más bien parece el de una discoteca de diseño pija de los años ochenta...

U2 3D


No todos los días uno tiene la ocasión de asistir a un concierto de los irlandeses U2. Un servidor no se perdió sus tres primeras visitas barcelonesas, en las giras correspondientes a los álbums "Achtung Baby", "Pop" y "All That You Can't Leave Behind", pero en cambio no pudo asistir a la última cita en el Camp Nou, de hace un par de veranos, por encontrarse en el extranjero (y haberse quedado sin entrada, por otra parte).
Es por eso que tenía ganas de ver "U2 3D", un concierto en tres dimensiones correspondiente a la gira "Vertigo tour" de su último trabajo hasta la fecha (el esperadísimo nuevo disco se ha vuelto a retrasar hasta principios de 2009), "How To Dismantle An Atomic Bomb".
Y lo más curioso de todo, es que esta cinta, en vez de proyectarse en el cine Imax del Port Vell, como sería lógico, se exhibió en los Cinesa Heron City y La Maquinista.
La vi el pasado miércoles en el primero, y me alegro de haberlo hecho, puesto que ya no está en cartel. Tras pagar un par de euros suplementarios por las sempiternas gafas para ver en 3D (ya no las clásicas azules y rojas, sino de un gris neutro), me sumergí en el concierto de los cuatro fantásticos.
El film es de lo más correcto. Bien filmado, aunque quizás no se aprovechen plenamente las posibilidades tridimensionales (me faltó sentirme "tocado" por sus protagonistas, pero entiendo que las cámaras tampoco pueden invadir demasiado el escenario). El espectacular montaje (pantalla de luces colosal parecida a la de la gira "Pop") y escenario de la gira es sin duda lo mejor (el histrionismo de Bono ya es de sobras conocido por todos). Un pero sería el repertorio, un pelo corto (la cinta dura escasa hora y media) y en el que faltan algunos clásicos del grupo. Pero en general, "U2 3D" es de lo más disfrutable para cualquier fan del grupo, y más si no ha asistido a su última gira (en este caso está filmada en diversos sitios de sudamérica, especialmente en Argentina). Supongo que la misma se editará más adelante en DVD, aunque dudo que se pueda disfrutar de la "tercera dimensión". Yo por si las moscas conservo las gafas...

30 de octubre de 2008

Little boxes

En estos momentos hay una canción que no me puedo quitar de la cabeza. Es 'Little Boxes', un tema antiguo, escrito por Malvina Reynolds, y que suena en los títulos de crédito de la primera temporada de la excelente serie 'Weeds':

En la segunda y tercera temporada, los productores decidieron seguir con la misma canción, pero en cada episodio interpretada por diferentes artistas. Ahí van mis favoritas:
Billy Bob Thorton:

Elvis Costello:

Death Cab For Cutie:

Regina Spektor:

Linkin Park:

29 de octubre de 2008

26 de octubre de 2008

In-Edit 2008: primeros pasos


El pasado viernes asistí a dos films de la presente temporada del In-Edit (Festival Internacional de Cine y Documental Musical de Barcelona).
A las cuatro de la tarde (hora totalmente propicia para las cabezadas) vi "Heavy Metal in Bagdad", un interesante documental sobre un grupo de heavy metal formado por jóvenes irakís. No era una cinta freak, cómo a priori podría parecer, sino un seguimiento a lo largo de 3 años de Acrassicauda, el conjunto en cuestión, y las dificultades para llevar a cabo su actividad en un país devastado por la guerra. Y más interesante todavía, una denuncia sobre los cientos de miles de refugiados irakíes que llegan a Persia (Damasco en el caso del grupo) en busca de un hogar, y que tienen que vivir en condiciones miserables, después de la invasión (y aniquilación) de su país por parte de los Estados Unidos. La prensa diaria da parte con regularidad de los muertos en los atentados, pero rara vez aborda el tema de los desplazados. ¿A quién le interesa? Por suerte, cintas cómo ésta (o series como "Generation Kill") permiten entrever la magnitud de la tragedia de Irak.
Cuatro horas más tarde, y nuevamente en el Aribau Club 1, disfruté de "Gonzo: The life and work of Dr. Hunter S. Thompson", un documental (un tanto estirado, le sobra media hora) sobre la vida de este genial y excéntrico periodista. Un tipo a todas luces contradictorio: por una parte un usuario abusivo de todas las drogas y sustancias psicotrópicas habidas y por haber (convenientemente recogido en su libro "Miedo y asco en Las Vegas"), demócrata hasta la médula y azote primero de Nixon y luego de George W. Bush, pero por otra parte un acérrimo amante de las armas de fuego. Mezcla (drogas y armas) la mar de peligrosa, si le añadimos una personalidad inestable, extrema e irritable...
Hunter S. Thompson se creó un personaje, el Dr. Gonzo, y fue el impulsor del periodismo en primera persona, dónde era protagonista de lo narrado. Lástima que al final la fama le convirtió en una caricatura de sí mismo. En sus últimos años (se voló la cabeza en el 2005) decía estar deprimido por la reelección de Bush. Lástima que no haya llegado a ver el primer presidente negro de su país.

Elliott Brood (o cómo una veintena de personas y tres músicos hacen un milagro)


El pasado jueves asistí a un pequeño milagro. Me explico. Mi colega Mr. Brown Blind Leppard (del cual tomo gentilmente prestada una foto) me animó a asistir al concierto que el trío canadiense de folk-country Elliott Brood daba en la diminuta sala Rocksound. Fiándome de su buen criterio (creo que no he asistido a un mal concierto estando con él) y habíendome bajado el estupendo último trabajo del grupo, "Mountain Meadows", acudí a la cita en este local del Poble Nou. Y lo que allí nos encontramos no parecía nada halagüeño: una veintena larga de personas daban al Rocksound un aspecto patéticamente desangelado...
Pero ya desde los primeros minutos se empezó a fraguar el milagro: los presentes (que formábamos apenas tres filas) empezaron a animar al grupo de manera que la masa parecía multiplicarse exponencialmente. Y a la par, los tres músicos se dejaban la piel sobre el diminuto escenario, retroalimentándose del fervor popular. Parecía mentira que dos guitarras acústicas (a veces banjo o ukelele) y una batería pudieran armar tanto escándalo. Buena parte de la culpa la tenía una ingente pedalera de efectos demoledores, cierto. Pero sin una actitud tan brutal sobre las tablas, todo se hubiera quedado en agua de borrajas.
Lo dicho, fue una actuación memorable, en la que todo el mundo salió con una sonrisa de oreja a oreja. Los tres componentes alucinaron con el ambiente tan especial creado entre todos los presentes, y juraron volver a pasarse por aquí.
Creo que será uno de esos pocos shows (entre los centenares a los que he asistido a lo largo de 18 años) que no podrá borrarse de mi memoria. Simplemente legendario.

"Maus", un cómic imprescindible


Reconozco que no soy en absoluto un lector de cómics. En mi infancia sí, pero posteriormente los fui abandonando progresivamente.
Pero el año pasado, en mi anterior cumpleaños, me regalaron "Maus" de Art Spiegelman, obra ganadora del premio Pulitzer y un título imprescindible. Lo acabé recientemente, y su retrato de unos supervivientes del holocausto nazi (en forma de ratones) es conmovedor. Tendría que ser lectura obligatoria en las escuelas.
Ahora he empezado "Persépolis" (que también me regalaron en la misma celebración), y que igualmente pinta muy bien (no vi la película en su día para no espoilear la lectura del mismo).

25 de octubre de 2008

La cuenta atrás ha comenzado: ¡llega Chinese Democracy!

Parece un milagro, y si finalmente se realiza, así será. "Chinese Democracy" ya tiene fecha de lanzamiento. Acabo de entrar en la página oficial de Guns N' Roses (www.gunsroses.com), en la que aparece una cuenta atrás: faltan 28 días y 12 horas para el 23 de noviembre, día elegido para lanzar este esperadísimo disco (no en vano llevamos aguardando más de una década). También se puede escuchar el tema que da nombre al álbum, y la verdad es que no suena nada mal. Tras una breve introducción, empiezan unos riffs demoledores deudores de Nine Inch Nails, aunque la voz del zumbado Axl Rose pone las cosas en su sitio. Si el nivel es así en todo el disco, podemos considerarnos más que afortunados.
Otro tema del álbum que también está disponible a través de You Tube es "Shackler's Revenge", que está incluído en el videojuego Rock Band 2. Lamentablemente, éste es penoso, y no augura nada bueno. Comprobadlo vosotros mismos...

Esperemos que los 12 temas restantes de "Chinese Democracy" se asemejen más al tema que le da título, porque si van por la línea de "Shackler's Revenge" estamos perdidos. A estas alturas, es mejor no hacerse grandes expectativas, aunque está claro que el día 23 volaré a la tienda a hacerme con él...

PD Por cierto, en la noticia de El País de hoy meten la gamba y dicen que se publicará el 25 de noviembre... Es increíble que un periódico como éste tenga tan poco rigor... Un error lo puede hacer cualquiera, vale, pero sigo pensando que no es de recibo...

21 de octubre de 2008

Yo también odio Barcelona


He comenzado a leer "Odio Barcelona" (editorial Melusina), interesante compilación de ensayos de jóvenes escritores de mi generación que rajan de nuestra ciudad. He empezado por mi admirado Javier Blánquez (desde aquí me postro a sus pies), con el que no puedo estar más de acuerdo. Firma un agudísimo retrato de una de las tribus más indeseables de la ciudad: los perroflautas y demás gentuza okupa. O de los gorreros en general (genial la definición de "culero"). Recomiendo pues encarecidamente su lectura (también he devorado el brillante texto de Philipp Engel, pese a que no encuentro la crítica por ningún lado. En cambio, el plomizo tratado de Javier Calvo lo he dejado para más adelante. Demasiado peñazo).
Desde aquí quería gritar (nuevamente) a los cuatro vientos mi particular odio por ciertos aspectos de mi ciudad. Encuentro tercermundista que las entradas para AC/DC se hayan agotado en menos de cuatro horas (me he quedado sin, por descontado), y que el sistema de Servicaixa se haya vuelto a colapsar... Entiendo que se agoten volando para Bruce Springsteen, U2, Madonna, pero ¿realmente AC/DC tienen tanto poder de convocatoria? No es por empezar a exigir un "carnet" de rockero, pero ¿cuantos de los que han adquirido tickets son realmente seguidores del conjunto, o de la música rock más dura? Porque si los 18.000 se encuentran en esta tesitura me congratularía, pero dudo mucho que sea así... Pero nada, toca joderse y aguantarse...

"Black Ice" de AC/DC, ¿disco del año?


'Black Ice' era uno de los discos más esperados por todos los rockeros del mundo (con perdón de 'Chinese Democracy', pero eso ya es harina de otro costal...). No en vano han pasado 8 años desde el anterior elepé de los hermanos Young, 'Stiff Upper Lip'.
A estas alturas de la película, ya nadie espera que estos clásicos australianos se desmelenen y nos sorprendan con un cambio de dirección, porque nunca lo han hecho ni lo harán. Por eso sus detractores podrán aducir que han vuelto a ofrecer más de lo mismo, y no les faltará razón.
Pero lo que sí que es cierto es que estos 8 años de silencio discográfico parece que les han sentado de maravilla, compositivamente hablando, porque 'Black Ice' es de sus mejores álbumes desde tiempos inmemoriales. De hecho, y sin ganas de polemizar, a mi juicio entraría sin problemas en el Top 5 de su dilatada discografía. Un nuevo clásico, vamos. Son 15 temas producidos por el bueno de Brendan O'Brien, que a parte de sonar de fábula, tienen mucha miga. No hay canciones de relleno, las ideas fluyen dentro de los parámetros establecidos marca de la casa, y por ello hemos de congratularnos. AC/DC han vuelto, y con el listón altísimo. Es de esperar que en su próxima visita a Barcelona (por la mañana correré veloz a hacerme con una entrada) suenen bastantes temas de este disco cojonudo.

PD No incluyo enlace de descarga, por dos sencillas razones:
1) Mi compañero leopardo Mr. Brown Blind Leppard ya lo hizo cuando habló de la futura gira en un post pasado.
2) No es de recibo descargárselo (pese a que yo lo hice en su momento: es la primera vez que me compro un álbum que ya me había descargado. Su calidad me ha obligado moralmente a ello).

Pixies en acústico, un DVD excepcional


Con motivo de mi reciente aniversario, mis colegas me regalaron un DVD extraordinario. Se trata de un concierto acústico de mis admirados Pixies (tengo pendiente escribir algo sobre su clásico "Doolittle"), que tuvo lugar en su gira de reunificación del 2005.
La particularidad de este show, enmarcado dentro de un festival folk de la localidad costera de Newport (situada a dos horas de Boston, de donde es oriundo este cuarteto), es que resulta el primer y único concierto de estas características que ha tocado este grupo mágico.
A lo largo de hora y veinte, Frank Black, Kim Deal, Joey Santiago y David Lovering van desgranando 22 clásicos de su discografía en un formato a priori poco favorable a su tremenda energía. Digo a priori, porque el resultado es excelente, y queda claro que la mayoría de canciones, desnudas de electricidad, no pierden un ápice de calidad y se revela su auténtica naturaleza.
De acuerdo, lo dice un fan al que ya tenían ganado, pero no por ello menos crítico (un servidor puso a caldo el lamentable "Unplugged" de sus también queridos Korn).
Lo dicho, este DVD es un documento imprescindible para captar la esencia de los de Boston, que radica en unos temas gigantescos, obra y gracia de un Frank Black y una Kim Deal en estado de gracia. Que la guitarra solista de Joey Santiago luzca mucho menos de lo habitual son daños colaterales de este formato, pero vale la pena comprobarlo.