9 de marzo de 2007

Viejos conocidos en "24"


Ayer acabé de ver (por segunda vez) la tercera temporada de "24". De momento, a espera de revisar el próximo mes la cuarta, puedo decir que sin duda es la mejor de las tres primeras. El hecho de que Jack Bauer se haya convertido en un heroinómano tiene mucha miga, aunque en los últimos capítulos este detalle importante parece olvidarse totalmente (el mono le dura en las primeras doce horas). Otro personaje grandioso es el del presidente Palmer, tan íntegro como siempre (aunque no puede evitar acudir a su pérfida ex-esposa, Sherry, que vuelve a bordar su papel de arpía implacable). Paralelamente a la tensión por un peligrosísimo virus, que amenaza con diezmar la población yanki, también hay una serie de situaciones límite que ponen a prueba la integridad de Tony Almeida, como el secuestro de su bella mujer Michelle. Jack, que no está para tonterías, tampoco duda ni un nanosegundo en amenazar con torturar y/o cargarse a la hija del terrorista de turno, o en ejecutar al novio de su hija y compañero suyo, para mantener su tapadera como infiltrado... Y finalmente, también tiene su gracia reconocer a viejos conocidos en papeles secundarios, como el Sylar de "Heroes" o Jin de "Lost" metidos a agentes del CTU...
Por otro lado, sigo bajándome la sexta temporada de esta espléndida serie, que se encuentra justamente en su ecuador (y en el que reaparecen sorprendentes personas de temporadas anteriores...).

1 comentario:

Profesor Shorofsky dijo...

Ay, sigo sin ver series (bueno, he empezado "Me llamo Earl", y a ver si me la acabo, porque el personaje me encanta), pero le recomiendo, amante de las frikadas, la versión que de "La Dalia Negra" ha perpetrado el señor Ulli Lommel. En realidad, desde la carátula del DVD hasta el argumento real, todo es un engaño, un exploit de la peli de Brian De Palma, donde te cuentan la historia de tres psicópatas de la actualidad que, obsesionados con la historia de la Dalia Negra, montan un casting para irse cargando a las aspirantes al papel. Rodada en vídeo (ni alta definición ni nada, parece un VHS reciclado comprado en los años 80), sin actores conocidos y mucha sangre y miembros cortados, es de esos productos que uno hay que ver para creer. Puro Jesús Franco o Iquino. La ha editado Aurum, con esa portada con una chica que parece Mia Kirshner, cuando la Dalia Negra que sale en la peli (hay flashbacks) no se le parece en nada.