2 de marzo de 2007

Galeria de personajes: el revendedor de entradas chungo

Ayer en el concierto de Lordi (siguiente post) lo volví a ver. También es un clásico, y viene a ser el reverso oscuro del garantías (que tampoco avisté esta vez, mala señal). Es un tipo de unos sesenta años, aproximadamente. Pelo canoso y pinta un tanto lamentable. Siempre está en los aledaños de las salas de conciertos (Apolo, Razz, Palau Sant Jordi...) revendiendo entradas. Al grito de "¿quieres una entrada más baratita?" se lanza sobre todo quisqui que normalmente ya tiene billete... Nunca he tenido la necesidad de requerir su servicios (gracias a Dios). Seguro que le vuelvo a ver este domingo en Kasabian.

3 comentarios:

Gumersindo Fraile dijo...

¿Para cuando una foto del señor este? Dudo que estos personajes que el agitador profesional nos describe existan más allá de entre sus dos orejas. Sus vocecitas le dicen buenos días y buenas noches y le calientan la cabezota para que les de protagonismo en su blog. Cualquier día nos describe un tipo raro que ve cada día en el metro: barba, pelo largo, mirada penetrante y estilo montaraz. Suele llevar espada larga y se llama Aragorn, no te jode...

Prou d'agitació i propaganda!!
Personal i transferible

Ruben dijo...

El tío aquest existeix!!! L'amic Hugo és un perodista firedigne!!! Per cert, espero que la secció galería de personajes segueixi apareixent, és molt bona. Una suggerencia. ¿Recordes que durant tots els 90's hi havia un rodamón al carrer Pelai que li faltava part d'una cama i que sempre anava acompanyat per un jovenet transexual i bevíen sangría Don Simón en tetra brick a morro? Era la parella més freak que et podies tirar a la cara!!!

Gumersindo Fraile dijo...

No dudo de la sinceridad de Hugo, era sólo para intentar crear controversia y que este blog fuera el más visitado.
Hugo, ahí una misión: a ver si localizas a la Loli Flori que antes paseaba por las ramblas, una tia vestida de flamenca con un vestido rojo y que hacía play back y que estoy convencido que era un tio! Hace tiempo que no la/lo veo.