13 de noviembre de 2006

Un Londres muy cambiado (a mejor)








Salí de mi piso a las nueve menos cuarto de la mañana del pasado sábado en taxi, pues no me fiaba del lamentable servicio de metro y tren de esta ciudad. Llegué con suficiente antelación y armado de paciencia, debido a las nuevas medidas de seguridad respecto al equipaje de mano. En las taquillas de facturación de Easyjet, unas colas enormes, y cuando finalmente era mi turno, el jovencito que me atendió me dijo que mi apellido estaba mal escrito, solo ponía "DE C". Pues vaya. Me dio la tarjeta de embarque, aunque me quedé un poco intranquilo de cara a mi regreso.
El control de seguridad, un caos. Esto es España, no lo olvidemos... Aunque yo había hecho los deberes y me presenté con el cinturón en la mano y sin reloj en la muñeca, pero no todo el mundo lo llevaba tan bien.
Llegué al aeropuerto Londinense de Stanstead hacia la una del mediodía. Tomé el tren y luego el metro y el DLR (un metro elevado sin conductor) hasta la estación de Blackwall, donde mi prima Frida me vino a buscar. Después de comer algo en su bonito apartamento con vistas al Millenium Dome (foto)nos fuimos caminando hasta el vecino Canary Wharf, el moderno centro de oficinas de Londres. Los apartamentos que se encuentran en sus aledaños, al borde de unos muelles muy tranquilos, tienen mucho encanto y me recordaron bastante a los del Fórum, salvando las distancias (la mayoría no son tan altos). Desde Canary Wharf tomamos el metro hasta la Tate Modern, un inmenso museo que no conocía, donde habían varias exposiciones. Queríamos deslizarnos por unos toboganes gigantescos (ver foto) que eran una de éstas, pero había una cola de hasta ¡4! horas, por lo que desistimos. En cambio estuvimos viendo varios cuadros y retratos modernos muy chulos. Lo bueno de los museos británicos es que son gratuitos, al menos en sus colecciones fijas.
Luego cruzamos el río Thames (ya había oscurecido, pese a ser las 6 de la tarde) a través del moderno Millenium Bridge (un puente nuevo diseñado por Norman Foster que temblaba terriblemente una vez inaugurado - ahora ya no). Desde allí anduvimos hasta la iglesia de Saint Paul, vimos la plaza del Pater Nostrum (donde había una feria de atracciones ambulante) y llegamos hasta el British Museum. Ya cerraban, o sea que nos quedamos en la entrada, que cuenta con una nueva e impresionante cúpula que cubre un patio interior y en la que en medio han construido una enorme biblioteca.
Desde allí nos dirigimos hacia el centro, y acabamos comiendo en un pequeño y moderno restaurante chino de Dim Sum. Como era pronto, decidimos volver a Canary Wharf y meternos en el cine, donde vimos "Borat", la comedia de la temporada. Divertidísima, esta peli merecerá un post aparte en mi blog...
A la mañana siguiente llegó Clemens de Nueva York, el novio alemán de mi prima, y los tres nos dirigimos al London Eye (foto), la noria que construyeron hace pocos años y que se encuentra al lado del Big Ben y de la abadía de Westminter. Previamente me había comprado en la tienda HMV de Canary Wharf la quinta temporada de "24", la primera de la comedia "Little Britain" y el extra de Navidad de "The Office" (la británica). Tengo DVDs para rato...
No subimos al London Eye, pero pudimos ver el final de un desfile de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial, con las calles cortadas al tráfico y una aglomeración considerable. Nos topamos con el alcalde de Londres, que amablemente accedió a posar con Frida.
Anduvimos hasta Trafalgar Square (foto), y visitamos fugazmente la National Portrait Gallery y la National Gallery, ambas enormes e increíbles. Acabamos comiendo en un restaurante tailandés muy bueno y barato, donde devoré un sabroso Pad Thai (fideos con gambas y carne). Tras el almuerzo caminamos por el Soho, y antes de llegar a Picadilly Circus, descubrí que en un teatro representaban el musical "Guys and dolls" (lo vi hace años en Nueva York con mis padres), pero lo más grande del asunto es que el actor principal era el bueno de ¡Patrick Swayze! (foto obligada).
En Picadilly me metí en la Virgin Megastore, y acabé comprando los nuevos CDs de Kasabian e INXS (este último no se ha editado en España), así como una edición especial de la película Jackass. De allí caminamos hasta la estación de metro de Green Park, pasando por delante del Ritz y de un museo muy bonito donde exponían esculturas de Rodin. Nuestra última parada del día fue en Greenwich (de donde proviene el famoso meridiano). Es como un pueblecito al borde del río, donde hay un enorme velero expuesto en tierra firme, el Cutty Sark (como el whisky. Ver foto). Ya empezaba a oscurecer cuando llegamos al vecino museo marítimo. Era muy chulo, pero como cerraban, apenas pudimos verlo. Cuando regresamos al metro, empezó a llover, pero la típica lluvia inglesa, finísima, que apenas molesta.
Descansamos un rato en el piso, y acabamos cenando en un pub vecino, donde Clemens y yo pedimos el plato de día, y alucinamos cuando nos trajeron algo muy bueno pero ridículamente pequeño (comparado con el de Frida, que costaba lo mismo, y no era precisamente barato). Clemens se enfadó tanto, quejándose a la manager del local, que acabaron ofreciéndonos los postres gratis y luego incluso no nos cobraron por nuestros platos! Vale la pena quejarse (con toda la razón, en este caso), pero nadie lo hace...
Esta mañana me he levantado a las 4 para tomar un taxi al aeropuerto de Stanstead(a 45 minutos de coche), donde he adquirido el nuevo CD de Tenacious D (el cachondo grupo del actor Jack Black). He ido directamente al trabajo, a las 12 del mediodía. En el aeropuerto de El Prat, he perdido por los pelos el tren, y el siguiente ha tardado media hora al menos, y otra media para llegar a Sants. Lo dicho, el puto tercer mundo...
Pero este intenso y agotador fin de semana ha sido genial, y Londres (era la tercera vez que la visitaba) me ha gustado mucho más de lo que recordaba. Es carísima, pero el transporte es más que eficiente (el metro es enano pero pasa con mucha frecuencia) y hay mil diversiones, museos y cosas que visitar. Volveré.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tercera vez sólo? que "matao".

Anónimo dijo...

Ja ho deien els Clash: London Calling!
EL DE TORRIJOS STREET

mir dijo...

Ostres, just fa un any era a Londres jo ... Ai, com m' agrada !!! A mes, sempre he tingut molt bona sort amb el temps!

London Calling!

Apali.

yuri dijo...

Hola Hugo !. Dentro de poco en los aeropuertos tendremos que registrar por notario. Me voy a Pamplona y San Sebastian (en coche). Aunque dicen que esta semana viento y lluvia. Asi que pelillos a la mar. Deuuu