24 de noviembre de 2006

Insuperable "24"


Ayer de madrugada acabé de ver la quinta y última temporada de "24". De lejos, es la mejor de todas ellas. Es increíble que una serie tan trepidante como ésta consiga superarse, año tras año (esta vez ha ganado unos merecidos Emmy). Y es que cada entrega ha mejorado a la anterior, aunque en esta ocasión han rizado el rizo. Veremos que nos ofrece la sexta (que se estrena a principios de enero en Estados Unidos, y suponemos que en verano en España), pero va a ser muy difícil igualar a la quinta...
Sin desvelar demasiados detalles para los que no la hayan visto todavía y tengan la intención de hacerlo, decir que la gran estrella de la quinta temporada no es Jack Bauer, que sigue siendo el héroe por excelencia (con el mismo regustillo facha de siempre, por otra parte), y para el que su máxima vital es "el fin justifica los medios" (no duda ni un nanosegundo en torturar a un sospechoso si éste puede darle información de vital importancia para salvar miles de vidas). No, el gran protagonista de esta ocasión es el presidente de los Estados Unidos, Charles Logan, una persona con un cierto (y repulsivo) parecido físico a Richard Nixon, y con una personalidad dubitativa, débil y mentirosa. A lo largo de 24 horas, se verá sometido a tomar decisiones realmente complicadas y vitales para su país. Y hasta aquí puedo decir.
El final, también negrísimo, como suele ser habitual, deja con unas ganas desbocadas de enchufarse a la televisión para ver la siguiente temporada. Tengo un dilema, que es ir bajándome semana tras semana los episodios por internet, o esperar pacientemente casi un año para pegarme un atracón en DVD.
Por cierto, para estas navidades he pedido una caja especial con las cuatro primeras temporadas de la serie, y pienso hacer un experimento que llevo pensando desde hace bastante: ver en tiempo real una temporada completa. Es decir, pasar 18 horas (los episodios duran 40 minutos) seguidas sin salir de casa visionando episodio tras episodio. En pijama, con comida preparada y todo lo que me haga falta para aguantar (coca-colas, red bulls...). Empezaré un sábado sobre las 11 de la mañana y calculo que acabaré la madrugada siguiente del domingo. Por descontado, después de descansar, explicaré la experiencia aquí mismo. ¡Esto sí que es un maratón, y lo demás son mariconadas!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Volem webcam ja, i seguir com vas mutant a colors verds, marrons i morats durant l'experiment!!!
EL QUE AVUI S'HA AIXECAT A LES 7.30 DEL MATÍ PER JUGAR FUTBOL

The magic letters dijo...

Bon experiment!!! Si sobrevius serà interessant el que pots explicar.
Per cert, me n'he adonat d'una cosa. Així com és perillos mesclar el Baileys amb la Coca-cola o el salfuman amb el paper de plata (prova-ho, és espectacular); ¿no és perillos mesclar en Jack Bauer amb un llibre que relata les tortures a Guantánamo? Digo yo...

Hugo dijo...

Ho és, i molt!!!!