4 de julio de 2007

Hora y media de cola para cinco minutos de papeleo...


Increíble pero cierto. Hoy me he tenido que esperar una hora y media en el consulado de Filipinas (horario laboral mega-intensivo: de 15h a 18h) para que me hicieran el visado para ir a su país (porque me quedo cuatro días más de las tres semanas permitidas). Un trámite que a penas ha durado 5 minutos... y por el que he tenido que abonar 40 euros.
Lo peor de todo es que antes mío habían tan solo dos grupos de personas. Una familia y una pareja (español-filipina). Me temo que estos últimos tenían muchos problemas... Pero lo más grande de todo es que en el consulado (situado en un piso del Eixample, en Córcega con Rambla Cataluña) ¡no tenían ordenador! ¡La secretaria lo picaba todo a máquina! Por un momento me he retrotraído a mi más tierna infancia, cuando mis padres escribían sus artículos en unas Olivettis del año de la kika...
Estamos en el 2007, pero en dicho consulado parecíamos estar en 1987...
La larga espera ha implicado dos cosas:
a) Acabar el muy recomendable "Malos tragos" de Anthony Bourdain (autor de "Confesiones de un chef", que tengo en la recámara) de la editorial RBA.
b) Comer en el McDonald's de Diagonal, donde por mi habitual menú cuarto de libra con queso me han regalado un vaso "vintage" muy chulo (ya tenía otro de color distinto).
No hay mal que por bien no venga...

1 comentario:

Dr. Kubotán dijo...

"Aquell que passats els 30 segueix menjant al Mcrates tenint un Burger King a la ciutat és que no té principis ni gust ni coratge ni res".

Policarpo Llopis (filòsof romà S. IV a.C)