3 de enero de 2008

Tiros, zanahorias y rock n'roll


Ayer vi "Shoot'em up" en el Meliés. Más de uno se preguntará como es que un film de acción lo programan en una sala de estas características, en la que solo recuperan viejas joyas ... Pues porque esta película tiene madera de clásico. No es una cinta de acción pura y dura (que también), sino un ejercicio de estilo sobre las armas y los tiroteos. Su protagonista, un notabilísimo Clive Owen, no para de comer ¡zanahorias! en todo su metraje, además de disparar, disparar y volver a disparar... De Monica Bellucci poco se puede decir que no salte a la vista... mientras que Paul Giamatti, en su papel de asesino a sueldo en permanente contacto telefónico con su mujer, también tiene su coña. "Shoot'em up" no es un simple divertimento, es una coreografía de hora y media con escenas delirantes (como la del salto y tiroteo en paracaídas) y otras sublimes (como el inicio con sufrido bebé incluído). Me apuesto lo que sea a que Luc Besson le hubiese encantado dirigirla. En su lugar, el desconocido británico Michael Davis, que también firma el guión, se apunta a un bombardeo de adrenalina tarantiniana, que no deja apenas instantes de respiro. Y tampoco tienen desperdicio sus títulos de crédito finales. Todo esto a ritmo del mejor rock and roll de toda la vida. Faltaría plus.

2 comentarios:

mjk dijo...

fue verla y descargarme la primera película de davis, MONSTER MAN. ya le contaré cuando la vea... ah, también me he aficionado a las zanahorias. afinan la vista y salvan la vida cosa buena, oiga...

hugo dijo...

Sabía que le gustaría... Ya me dirá que tal el debut. Y a comer zanahorias, sí señor!