3 de agosto de 2011

Kota Kinabalu bajo el sol

Si en Bangkok llovía, aquí en Kota Kinabalu hace sol. Pero volviendo a dónde lo dejé en mi post anterior, con Mir fuimos a cenar a Thong Lo. Antes de tomar el BTS (metro elevado) paramos en un seven-eleven para comprar algo de picar. Yo probé unas algas picantes (ver foto) que me encantaron, pese a ser saladísimas.

Como diluviaba al salir del BTS y no llevábamos paraguas, esperamos a que parase un poco y luego nos dirigimos hasta unos comederos populares de una calle vecina.Una vez sentados en una mesa, se nos abalanzaron tropecientos thais pidiéndonos qué queríamos comer. Y es que el comedor era común, pero cada vendedor tenía sus especialidades. Cenamos pato, noodles y cerdo. Muy bueno todo. Luego tomamos un postre en una tienda vecina, hecho de una fruta rara, coco, leche y hielo. También excelente. Seguidamente caminamos un buen trecho hasta un bar muy chulo llamado Iron fairies. Era muy oscuro y me recordó al Pasaje el terror del Tibidabo. Sonaba música de jazz (también tocan en vivo) y proyectaban películas muy antiguas en blanco y negro. Bebimos sendos daikiris de fresa (a precio europeo). Luego taxi y para casa. 

Me desperté a las 4h30 para ir al aeropuerto. Encontré un taxi en la calle en la primera esquina y le dije que fuera por la autopista (los peajes los paga el usuario). En un momento me planté en el flamante nuevo aeropuerto de Bangkok. No me dejaron facturar la mochila directamente a Kota Kinabalu (hacía escala en Kuala Lumpur), y tuve que pasar por el control de pasaportes (rapidísimo) y volver a facturarla. La terminal de Kuala Lumpur a la que llegué no era la que conocía (mucho más moderna). Ésta era francamente rupestre: salíamos del avión andando (ni bus ni finger) bajo un calor de justicia. Eso sí, el wifi del aeropuerto era gratuito. Al final llegué a Kota Kinabalu a las 15h30 (un aeropuerto todavía más campechano) y para no complicarme tomé un taxi. Al llegar a mi hostal tuve la mala suerte que estaba lleno (solo les quedaban habitaciones compartidas) y decidí ir a mi segunda opción, el Summer Lodge. Como no estaba demasiado lejos, fui caminando. Allí me dieron una habitación con aire acondicionado, baño privado y agua caliente, pero sin ventanas ni armarios:

Tras dejar mis cosas y probar el wifi en la habitación (desde donde escribo), me acerqué al bonito paseo marítimo a ver la espectacular puesta de sol. Por el camino, atravesé diversos mercados al aire libre (mañana seguramente cenaré allí):


De regreso al hotel, me duché y cené en el restaurante de en frente, Rainforest, un curry de pollo aceptable, pero no tan suculento como el de Bangkok. Luego me fui al cine de un nuevo centro comercial cercano, todavía semidesierto, a ver "Capitán América", que me aburrió soberanamente. Y eso que se me pusieron al lado unas teenagers pesadas que no paraban de hablar y consultar el móvil...

Esta mañana me he levantado poco antes de las diez, la hora límite del desayuno, para comprobar que sólo quedaba una miserable tostada y un plátano (ni mermelada, ni mantequilla, ni ningún tipo de bebida quedaba). Mañana creo que pasaré y desayunaré fuera... Visto el éxito, me he vuelto a dormir hasta las doce (la noche anterior había dormido 3 horas y media por el madrugón al aeropuerto) y me he comido un donut en una tienda de camino al puerto. Allí he tomado un barquito hasta la isla de Mamutik, dónde he alquilado máscara, tubo y aletas para hacer snorkel. Habían algunos peces, pero la zona estaba acotada con unas boyas.


Cómo la isla era pequeña, he dado la vuelta a nado, y después me he comido una hamburguesa en el único chiringuito que había. De regreso, a las cinco de la tarde, he vuelto al paseo para ver de nuevo la puesta de sol tomándome unas cervezas Tiger. Y ahora acabo de cenar una pizza bastante buena (aunque me apetecía ir a un japonés, que no he encontrado). Pero el restaurante olía a un producto de limpieza nauseabundo.
Mañana repetiré excursión, pero a la isla de Sapi.Y me acabo de comprar un billete de avión para volar el viernes por la tarde a Kuching, en el sur. Se ve que es preciosa, y hay un parque natural muy cerca. Volveré a escribir desde allí. La verdad es que Kota Kinabalu no está mal. Sin ser una maravilla, tiene suficientes atracciones para no aburrirse.

2 comentarios:

mir dijo...

El D&J també estaràn per Kuching! Si els veus, ja saps qui són! ;)

Segueix disfrutant!

Hugo dijo...

Ok Kha. Ja els saludaré!