5 de febrero de 2008

Monstruoso mareo


Lo mejor de "Monstruoso" es su cartel. Esta película de terror, que se apunta a la moda de utilizar la cámara subjetiva (como "REC" o "El proyecto de la bruja de Blair"), sin embargo tiene un mal endémico, que la hunde irremisiblemente: es la primera vez en toda mi vida (30 años desde que pisé mi primer cine) que salgo realmente mareado de la sala. Y no es broma. La maldita cámara no deja de moverse en sus 75 minutos (menos mal que es corta, aunque se hace eterna). No tengo nada en contra del uso de este tipo de cámara al hombro, pero al menos el director hubiera podido tener algo de consideración con sus espectadores. Simplemente, el continuo y frenético movimiento me ha llegado a desquiciar y a distanciarme de la historia (por otro lado repleta de tópicos). Su antítesis es un film como "REC", que se disfruta de principio a fin, y en el que no sufrimos constantemente como aquí. En serio, creo que "Monstruoso" no es una película para ver en pantalla grande (y si lo hacéis, sentaros en la última fila. Yo que me he puesto en el medio lo he pasado fatal). Tan solo una escena, la del túnel, me ha puesto los pelos como escarpias (o la gallina de piel, que diría Cruyff). Y eso que no le llega ni a la suela del zapato de la tensión creada en la cinta de Balagueró y Plaza...
Estáis avisados.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues chico que suerte. Yo solo he agunantado media hora...

aran dijo...

Divergeixo completament. Jo no m'he marejat pas i, tot i que un descans amb alguna escena quieta seria d'agrair, no seria coherent amb la peli. Igualment crec que la peli fa por unes estones i, les altres, transmet molta tensió. Sobretot al principi, quan no se sap què passa i amb prou feines es veu el monstre, força lleig, per cert.
La bruixa de blair si que em va deixar el cap com un bombo!